Hidalga Erenas || Autoretrato cósmico

Hi­dal­ga Ere­nas || Au­to­re­tra­to cós­mi­co

En un pa­sa­do fu­tu­ro, sur­gió de las pro­fun­di­da­des de los abis­mos ne­gros de lo­cu­ra un su­je­to lla­ma­do, en­tre otras for­mas, Hi­dal­ga Ere­nas.

Co­mo no sa­bía quién era, de­ci­dió em­pren­der un via­je en bus­ca de sí mis­mo.

En ese via­je se en­con­tró con los se­res mons­truo­sos que ace­cha­ban en los som­bríos rin­co­nes de su men­te.

Por suer­te pa­ra él, en un mo­men­to de cri­sis exis­ten­cial se le apa­re­ció su pro­pio ni­ño in­te­rior, el cual le ex­pli­có que la úni­ca for­ma de en­fren­tar­se a los mons­truos era usan­do el po­der de la ima­gi­na­ción.

Y así lo hi­zo.

O eso cree que re­cuer­da que hi­zo.

Sea co­mo sea, el via­je en bus­ca de sí mis­mo y la lu­cha con­tra las som­bras ter­mi­na­rá el día en el que el sol no vuel­va a aso­mar­se por el ho­ri­zon­te nun­ca más.

Por eso, en la ac­tua­li­dad, Hi­dal­ga Ere­nas vi­ve y so­bre­vi­ve re­clui­do en una apar­ta­da cue­va en la que se de­di­ca a trans­mu­tar sus pen­sa­mien­tos en pa­la­bras, so­ni­dos, di­bu­jos y otros ele­men­tos ma­te­ria­les e in­ma­te­ria­les, con el ob­je­ti­vo de con­se­guir la fór­mu­la pa­ra fu­sio­nar­se con sus bes­tias in­te­rio­res y re­na­cer con­ver­ti­do en un ser cós­mi­co, in­cor­pó­reo y atem­po­ral.

Sa­be que es­ta es una ar­dua ta­rea.

Pe­ro tam­bién sa­be que, si no lo con­si­gue, al me­nos ten­drá la con­cien­cia tran­qui­la por ha­ber­lo in­ten­ta­do.


 

Apo­ya a Attannur en Pa­treon:
Hidalga Erenas 1