ATTANNUR

creaciones y servicios artísticos

Etiqueta: Ciencia Ficción

EL VIAJE DEL HÉROE y LOS ARQUETIPOS APLICADOS A LA NARRATIVA — 2ª parte

Ho­la, soy Hi­dal­ga Ere­nas y, es­ta es la se­gun­da par­te del ar­tícu­lo so­bre los ar­que­ti­pos y el via­je del hé­roe en­fo­ca­dos a la na­rra­ti­va.

En la pri­me­ra par­te vi­mos una cla­si­fi­ca­ción de los ar­que­ti­pos, in­clu­yen­do den­tro de los mis­mos a los pa­sa­jes del via­je del hé­roe (que no de­jan de ser ar­que­ti­pos de tra­ma).

En es­ta se­gun­da par­te va­mos a ver las ca­rac­te­rís­ti­cas de los mis­mos, pri­me­ro de los ar­que­ti­pos y lue­go de los pa­sa­jes del via­je del hé­roe.

SNIPPET-WORDPRESS-ARQUETIPOS-2

SNIP­PET-WORD­PRESS-AR­QUE­TI­PO­S‑2

Ca­rac­te­rís­ti­cas que nos van a ayu­dar a la crea­ción de nues­tras his­to­rias.

El en­ten­der sus ca­rac­te­rís­ti­cas y có­mo fun­cio­nan nos ayu­da­rá a la crea­ción de nues­tras his­to­rias, y so­bre to­do a tra­ba­jar­los de for­ma que no cai­ga­mos en los te­mi­dos cli­chés (que a ve­ces se con­fun­den con los ar­que­ti­pos).

Tras la pre­sen­ta­ción,  va­ya­mos al lío:

Leer más

EL ALINEAMIENTO DE LOS PERSONAJES

Ho­la, soy Hi­dal­ga Ere­nas y en es­te ar­tícu­lo voy a ha­blar so­bre el ali­nea­mien­to, una he­rra­mien­ta de los jue­gos de rol pa­ra crear per­so­na­jes y que, co­mo es ló­gi­co, tam­bién re­sul­ta útil pa­ra crear nues­tros per­so­na­jes de fic­ción clá­si­ca.

El ali­nea­mien­to es la for­ma de in­ter­ac­tuar (so­bre to­do en un sen­ti­do psi­co­so­cial) de ca­da per­so­na­je en el mun­do de fic­ción (rol, no­ve­las, pe­lí­cu­las, etc.).

dados-y-ficha-de-rol

Acom­pa­ñad­me pa­ra sa­ber un po­co más so­bre el ali­nea­mien­to y có­mo apli­car­lo en vues­tras obras de fic­ción.

Leer más

LOS RASGOS ANIMALES EN NUESTROS PERSONAJES

Ho­la, soy Hi­dal­ga Ere­nas y en es­te ar­tícu­lo voy a ha­blar so­bre un sen­ci­llo mé­to­do que con­sis­te en asig­nar ras­gos ani­ma­les a nues­tros per­so­na­jes, lo cual nos per­mi­ti­rá crear­los y/o ayu­dar­nos a de­fi­nir­los y, de pa­so, ha­cer­los más ori­gi­na­les.

Es tan sim­ple co­mo pen­sar en las ca­rac­te­rís­ti­cas de al­gún ani­mal que pue­dan coin­ci­dir con la idea que te­ne­mos del per­so­na­je es­co­gi­do, y otor­gár­se­las en ma­yor o me­nor me­di­da y de for­ma más o me­nos pa­ten­te.

bart-nino-rata-rasgos-animales-simbolismo

¿Quién no co­no­ce al­gún ni­ño ra­ta?

De he­cho, ya en nues­tro ha­blar co­lo­quial es ha­bi­tual de­no­mi­nar por el nom­bre de un ani­mal a una per­so­na en fun­ción de una se­rie de ca­rac­te­rís­ti­cas:

Si al­guien es co­bar­de, de­ci­mos que es un ga­lli­na.

Si es muy gran­de y pe­lu­do, un oso.

Si es su­cio, sea fí­si­ca­men­te o sea de pen­sa­mien­to, lo lla­ma­mos co­chino, cer­do, puer­co, etc.

Y es que, aso­ciar ca­rac­te­rís­ti­cas ani­ma­les a las per­so­nas, vie­ne des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les.

Leer más

EL VIAJE DEL HÉROE y LOS ARQUETIPOS APLICADOS A LA NARRATIVA — 1ª parte

Ho­la, soy Hi­dal­ga Ere­nas y, es­ta es la pri­me­ra par­te de un ar­tícu­lo en el que ha­blo so­bre los ar­que­ti­pos y el via­je del hé­roe.

Al­go de lo que se ha­bla mu­cho en na­rra­ti­va, pe­ro que no to­do el mun­do co­no­ce.

O, al me­nos, en pro­fun­di­dad.

Y ello ha con­lle­va­do con­fu­sio­nes, so­bre to­do, re­la­cio­nan­do los ar­que­ti­pos y el via­je del hé­roe a cli­chés o fór­mu­las pre­fa­bri­ca­das.

Gilgamesh Estatua Museo del Louvre

Gil­ga­mesh, pro­ta­go­nis­ta de la pri­me­ra epo­pe­ya de la que se tie­ne cons­tan­cia. Jo­seph Camp­bell es­tu­dió es­te y otros mi­tos en su tra­ba­jo so­bre los ar­que­ti­pos y el via­je del hé­roe.

Por eso, mi idea prin­ci­pal con es­ta en­tra­da es ex­pli­car có­mo fun­cio­nan y có­mo po­de­mos usar­los en nues­tras his­to­rias.

IM­POR­TAN­TE: Es­te ar­tícu­lo no es un lis­ta­do de ar­que­ti­pos o de los di­fe­ren­tes es­ta­dios del via­je.

To­da esa in­for­ma­ción la po­déis en­con­trar en li­bros (ver el si­guien­te apar­ta­do).

Tam­bién, pa­ra con­sul­tas rá­pi­das, hay webs que dis­po­nen de bue­nos re­cur­sos (co­mo Ro­ló­so­fo, una web que tra­ta te­mas co­mo los ar­que­ti­pos y otras he­rra­mien­tas pa­ra jue­gos de rol, que no de­ja de ser na­rra­ti­va, so­lo que in­ter­ac­ti­va y no li­neal).

Y, por su­pues­to, po­déis en­con­trar al­gu­nos ar­que­ti­pos y el via­je del hé­roe con sus pa­sa­jes, to­do bas­tan­te bien ex­pli­ca­do, en Wi­ki­pe­dia.

An­tes de en­trar en ma­te­ria, qui­sie­ra apun­tar que los ar­que­ti­pos y el via­je del hé­roe pue­den ayu­dar­nos a de­sa­rro­llar y/o ana­li­zar cual­quier his­to­ria, sea del gé­ne­ro que sea y en cual­quier for­ma­to (ci­ne, no­ve­la, có­mic, vi­deo­jue­gos, rol, etc.), y no so­la­men­te ta­qui­lla­zos holly­woo­dien­ses o epo­pe­yas de fan­ta­sía épi­ca re­ple­tas de el­fos y or­cos.

Es­te es uno de los pun­tos que mu­cha gen­te, tan­to de­fen­so­res co­mo de­trac­to­res, no ha com­pren­di­do.

Pe­ro no es el úni­co.

Leer más

EL APOCALIPSIS QUE DESTRUYÓ EL MUNDO — 2

En las una no­ta an­te­rior em­pe­cé a con­je­tu­rar so­bre có­mo pu­do ser el apo­ca­lip­sis.

Photo by T. Chick McClure on Unsplash

Nue­vo re­fu­gio. El otro era me­jor, pe­ro en es­te, al me­nos, no hay una pla­ga de ra­tas car­ní­vo­ras. [Ima­gen: T. Chick Mc­Clu­reUns­plash]

Pe­ro tu­ve que pa­rar por­que es­cu­ché unos rui­dos fue­ra de mi re­fu­gio.

Al fi­nal no eran más que un par de ra­tas car­ní­vo­ras.

Sí, las ra­tas car­ní­vo­ras son pe­li­gro­sas.

Aun­que no tan­to co­mo po­dría ha­ber si­do una ban­da de ca­ní­ba­les o una jau­ría de pe­rros sal­va­jes.

Esos te si­guen allá don­de va­yas…

Pe­ro ese no es el te­ma.

Aho­ra, que vuel­vo a es­tar en un lu­gar tran­qui­lo, re­to­mo la cues­tión del apo­ca­lip­sis. 

Es­te es el dia­rio de H.E.81, ex­plo­ra­dor y bus­ca­dor de co­no­ci­mien­to.

Lle­vo años re­co­pi­lan­do y es­tu­dian­do to­do aque­llo que pue­da apor­tar in­for­ma­ción so­bre la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so.

Co­mo ya di­je, dis­pon­go de más do­cu­men­tos en los que se re­co­gen y es­pe­ci­fi­can otro ti­po de for­mas en las que pu­do lle­gar el mun­do a su fin.

Y voy a ana­li­zar­las a con­ti­nua­ción:

Leer más

EL APOCALIPSIS QUE DESTRUYÓ EL MUNDO

Con­tem­plo el de­so­la­dor pai­sa­je mien­tras ima­gino có­mo de­bió ser el apo­ca­lip­sis.

En mis ex­pe­di­cio­nes he en­con­tra­do to­do ti­po de do­cu­men­tos an­ti­guos.

christopher-burns-617705-unsplash

Vehícu­lo de la Épo­ca An­te­rior. No fun­cio­na [Ima­gen: Chris­topher BurnsUns­plash]

Gra­cias a esos do­cu­men­tos, he des­cu­bier­to que exis­tie­ron zo­nas en las que abun­da­ban ár­bo­les y ani­ma­les. Y que las ciu­da­des, re­ple­tas de lu­ces ar­ti­fi­cia­les res­plan­de­cien­do no­che y día, es­ta­ban ha­bi­ta­das por mi­llo­nes de per­so­nas.

Pe­ro eso fue an­tes del Co­lap­so…

Es­te es el dia­rio de H.E.81, ex­plo­ra­dor y bus­ca­dor de co­no­ci­mien­to.

Lle­vo años re­co­pi­lan­do y es­tu­dian­do to­do aque­llo que pue­da apor­tar in­for­ma­ción so­bre la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so.

En las no­tas que si­guen, con­je­tu­ro so­bre qué y có­mo pu­do ser lo que des­tru­yó el mun­do.

Leer más

Funciona con WordPress & Tema de Anders Norén

¿Te gusta la fantasía oscura?
¡Adéntrate en RegNigrorvm!

Quiero saber más
X
error

Síguenos en nuestras redes sociales:

Attannur en Facebook
Attannur en Youtube
Attannur en Instagram
ATTANNUR