ATTANNUR

creaciones alternativas

Autor: Hidalga Erenas

TERRY PRATCHETT

TERRY PRATCHETT - EL COLOR DE LA MAGIA

–¿Qué es lo que más le gus­ta a los hé­roes?
–¿El oro?
–No. Quie­ro de­cir de ver­dad.
(…)
–Lo que más le gus­ta a los hé­roes son ellos mis­mos.

El co­lor de la ma­gia [The Co­lour of Ma­gic]
(1983)

Terry Prat­chett

¡Ah!, Terry Prat­chett, el maes­tro de la fan­ta­sía, el hu­mor y la fi­na crí­ti­ca so­cial.

He­mos es­co­gi­do es­te diá­lo­go, ex­traí­do de El co­lor de la ma­gia, por­que es un tex­to ge­nial.

Leer más

LA SUPRAIDEA

Ho­la, soy Hi­dal­ga Ere­nas y, en es­te ar­tícu­lo, ha­bla­ré so­bre al­go que es­tá en las his­to­rias, pe­ro que no se ve a sim­ple vis­ta.

Al­go que tam­bién es­tá en nues­tras his­to­rias, sí, aun­que no pen­se­mos en ello.

Y que es con­ve­nien­te co­no­cer­lo pa­ra do­mi­nar­lo me­jor.

Me es­toy re­fi­rien­do a la su­pra­idea, tam­bién co­no­ci­da (en­tre otras for­mas) co­mo ar­gu­men­to mo­ral:

Leer más

ROBERT ERVIN HOWARD

ROBERT ERVIN HOWARD 001

Pue­de so­nar ex­tra­ño vin­cu­lar el tér­mino «rea­lis­mo» a Co­nan; pe­ro, de he­cho (de­jan­do de la­do sus aven­tu­ras so­bre­na­tu­ra­les), es el per­so­na­je más rea­lis­ta que he desa­rro­lla­do. Es la com­bi­na­ción de un nú­me­ro de hom­bres que he co­no­ci­do (…) {par­te elu­di­da: y creo que por eso mi cons­cien­cia ma­du­ró cuan­do es­cri­bí el pri­mer cuen­to de la se­rie. Al­gún me­ca­nis­mo en mi in­cons­cien­te co­gió los ras­gos ca­rac­te­rís­ti­cos de va­rios} bo­xea­do­res, pis­to­le­ros, con­tra­ban­dis­tas, ma­to­nes de los cam­pos de pe­tró­leo, ju­ga­do­res y tra­ba­ja­do­res ho­nes­tos con los que he es­ta­do en con­tac­to, y com­bi­nán­do­los, pro­du­je la amal­ga­ma que yo lla­mo Co­nan el Cim­me­rio

Ro­bert Er­vin Ho­ward
en una car­ta en­via­da a Clark Ash­ton Smith
(23 de ju­lio de 1935)

Es­te ex­trac­to, de una car­ta en­via­da a Clark Ash­ton Smith, es so­lo una pe­que­ña mues­tra de có­mo Ro­bert Er­vin Ho­ward tra­ba­jó y for­jó su per­so­na­je más em­ble­má­ti­co: Co­nan el Bár­ba­ro.

Leer más

CUIDANDO LA PROSA MIENTRAS ESCRIBES

CUIDANDO LA PROSA MIENTRAS ESCRIBES

Ho­la, soy Hi­dal­ga Ere­nas y os trai­go es­te bre­ve con­se­jo na­rra­ti­vo, el pri­me­ro de unos cuan­tos que va­mos a ir pu­bli­can­do.

CUI­DAN­DO LA PRO­SA MIEN­TRAS ES­CRI­BES

Cuan­do te de­di­cas a la na­rra­ti­va, cui­dar la or­to­gra­fía, la gra­má­ti­ca, la sin­ta­xis, etc. es muy im­por­tan­te.

Pe­ro hay que de­jar­lo pa­ra lo úl­ti­mo.

Pri­me­ro hay que es­cri­bir sin preo­cu­par­se de na­da, sal­vo de la his­to­ria que quie­res con­tar.

Ya ha­brá tiem­po pa­ra co­rre­gir y re­vi­sar la pro­sa.

Hay que de­cir que pue­de pa­re­cer pa­ra­dó­ji­co que es­te con­se­jo, so­bre des­preo­cu­par­se por la pro­sa mien­tras se es­cri­be, lo dé yo.

¿Por qué?

Leer más

MICHAEL MOORCOCK

MICHAEL MOORCOCK - AFORISMO

Me veo a mí mis­mo co­mo un mal es­cri­tor con gran­des ideas, pe­ro lo pre­fie­ro a ser un gran es­cri­tor con ma­las ideas.

Mi­chael Moor­cock

Des­de lue­go, Mi­chael Moor­cock no se­ría un es­cri­tor muy no­ta­ble si no fue­ra por­que en su ha­ber tie­ne la crea­ción de va­rios uni­ver­sos y per­so­na­jes em­ble­má­ti­cos.

Ha cul­ti­va­do, de for­ma pro­lí­fi­ca, la es­pa­da y bru­je­ría, la fan­ta­sía clá­si­ca, la cien­cia fic­ción blan­da e in­clu­so ese cru­ce co­no­ci­do co­mo sci-fan­tasy (tra­du­ci­do al es­pa­ñol co­mo cien­cia fic­ción fan­tás­ti­ca o cien­cia fan­tás­ti­ca o, de for­ma me­jor adap­ta­da, fan­ta­cien­cia, un tér­mino caí­do en desuso –en par­te por su am­bi­güe­dad– pe­ro que si­gue sir­vien­do pa­ra de­fi­nir mu­cha de esa su­pues­ta cien­cia fic­ción que tie­ne más de fan­ta­sía que de cien­cia).

Leer más

EL MITO DEL HÉROE CONTRA EL DRAGÓN

dragon-762166_1280_by_PietroP86_pixabay

Fo­to­gra­fía de una es­ta­tua de uno de los dra­go­nes del Puen­te de los Dra­go­nes (Es­lo­ve­nia), por PietroP86 (Pi­xa­bay).

Ho­la. Soy Hi­dal­ga Ere­nas y en es­te ar­tícu­lo voy a ana­li­zar mi­to del hé­roe con­tra el dra­gón a lo lar­go de los tiem­pos y sus apli­ca­cio­nes en la fic­ción mo­der­na.

Los dra­go­nes (del grie­go δρακων, dra­kon, «ví­bo­ra» o «ser­pien­te») y, por aso­cia­ción, las ser­pien­tes y rep­ti­les, es­tán en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo del ser hu­mano des­de el prin­ci­pio de la his­to­ria.

Di­cho lo an­te­rior, co­men­ce­mos:

Leer más

EL APOCALIPSIS QUE DESTRUYÓ EL MUNDO — 2

En las una no­ta an­te­rior em­pe­cé a con­je­tu­rar so­bre có­mo pu­do ser el apo­ca­lip­sis.

Photo by T. Chick McClure on Unsplash

Nue­vo re­fu­gio. El otro era me­jor, pe­ro en es­te, al me­nos, no hay una pla­ga de ra­tas car­ní­vo­ras. [Ima­gen: T. Chick Mc­Clu­reUns­plash]

Pe­ro tu­ve que pa­rar por­que es­cu­ché unos rui­dos fue­ra de mi re­fu­gio.

Al fi­nal no eran más que un par de ra­tas car­ní­vo­ras.

Sí, las ra­tas car­ní­vo­ras son pe­li­gro­sas.

Aun­que no tan­to co­mo po­dría ha­ber si­do una ban­da de ca­ní­ba­les o una jau­ría de pe­rros sal­va­jes.

Esos te si­guen allá don­de va­yas…

Pe­ro ese no es el te­ma.

Aho­ra, que vuel­vo a es­tar en un lu­gar tran­qui­lo, re­to­mo la cues­tión del apo­ca­lip­sis. 

Es­te es el dia­rio de H.E.81, ex­plo­ra­dor y bus­ca­dor de co­no­ci­mien­to.

Lle­vo años re­co­pi­lan­do y es­tu­dian­do to­do aque­llo que pue­da apor­tar in­for­ma­ción so­bre la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so.

Co­mo ya di­je, dis­pon­go de más do­cu­men­tos en los que se re­co­gen y es­pe­ci­fi­can otro ti­po de for­mas en las que pu­do lle­gar el mun­do a su fin.

Y voy a ana­li­zar­las a con­ti­nua­ción:

Leer más

EL APOCALIPSIS QUE DESTRUYÓ EL MUNDO

Con­tem­plo el de­sola­dor pai­sa­je mien­tras ima­gino có­mo de­bió ser el apo­ca­lip­sis.

En mis ex­pe­di­cio­nes he en­con­tra­do to­do ti­po de do­cu­men­tos an­ti­guos.

christopher-burns-617705-unsplash

Vehícu­lo de la Épo­ca An­te­rior. No fun­cio­na [Ima­gen: Chris­top­her BurnsUns­plash]

Gra­cias a esos do­cu­men­tos, he des­cu­bier­to que exis­tie­ron zo­nas en las que abun­da­ban ár­bo­les y ani­ma­les. Y que las ciu­da­des, re­ple­tas de lu­ces ar­ti­fi­cia­les res­plan­de­cien­do no­che y día, es­ta­ban ha­bi­ta­das por mi­llo­nes de per­so­nas.

Pe­ro eso fue an­tes del Co­lap­so…

Es­te es el dia­rio de H.E.81, ex­plo­ra­dor y bus­ca­dor de co­no­ci­mien­to.

Lle­vo años re­co­pi­lan­do y es­tu­dian­do to­do aque­llo que pue­da apor­tar in­for­ma­ción so­bre la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so.

En las no­tas que si­guen, con­je­tu­ro so­bre qué y có­mo pu­do ser lo que des­tru­yó el mun­do.

Leer más

Hidalga Erenas

Hidalga Erenas || Autoretrato cósmico

Hi­dal­ga Ere­nas || Au­to­re­tra­to cós­mi­co

En un pa­sa­do fu­tu­ro, sur­gió de las pro­fun­di­da­des de los abis­mos ne­gros de lo­cu­ra un su­je­to lla­ma­do, en­tre otras for­mas, Hi­dal­ga Ere­nas.

Co­mo no sa­bía quién era, de­ci­dió em­pren­der un via­je en bus­ca de sí mis­mo.

En ese via­je se en­con­tró con los se­res mons­truo­sos que ace­cha­ban en los som­bríos rin­co­nes de su men­te.

Por suer­te pa­ra él, en un mo­men­to de cri­sis exis­ten­cial se le apa­re­ció su pro­pio ni­ño in­te­rior, el cual le ex­pli­có que la úni­ca for­ma de en­fren­tar­se a los mons­truos era usan­do el po­der de la ima­gi­na­ción.

Leer más

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén

error

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook
Instagram
ATTANNUR