En las una no­ta an­te­rior em­pe­cé a con­je­tu­rar so­bre có­mo pu­do ser el apo­ca­lip­sis.

Photo by T. Chick McClure on Unsplash

Nue­vo re­fu­gio. El otro era me­jor, pe­ro en es­te, al me­nos, no hay una pla­ga de ra­tas car­ní­vo­ras. [Ima­gen: T. Chick Mc­Clu­reUns­plash]

Pe­ro tu­ve que pa­rar por­que es­cu­ché unos rui­dos fue­ra de mi re­fu­gio.

Al fi­nal no eran más que un par de ra­tas car­ní­vo­ras.

Sí, las ra­tas car­ní­vo­ras son pe­li­gro­sas.

Aun­que no tan­to co­mo po­dría ha­ber si­do una ban­da de ca­ní­ba­les o una jau­ría de pe­rros sal­va­jes.

Esos te si­guen allá don­de va­yas…

Pe­ro ese no es el te­ma.

Aho­ra, que vuel­vo a es­tar en un lu­gar tran­qui­lo, re­to­mo la cues­tión del apo­ca­lip­sis. 

Es­te es el dia­rio de H.E.81, ex­plo­ra­dor y bus­ca­dor de co­no­ci­mien­to.

Lle­vo años re­co­pi­lan­do y es­tu­dian­do to­do aque­llo que pue­da apor­tar in­for­ma­ción so­bre la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so.

Co­mo ya di­je, dis­pon­go de más do­cu­men­tos en los que se re­co­gen y es­pe­ci­fi­can otro ti­po de for­mas en las que pu­do lle­gar el mun­do a su fin.

Y voy a ana­li­zar­las a con­ti­nua­ción:

MÁQUINAS ASESINAS

No ca­be du­da de que, en su apo­geo, el ni­vel tec­no­ló­gi­co de­sa­rro­lla­do por la ci­vi­li­za­ción de la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so lle­gó a lí­mi­tes inima­gi­na­bles.

Por ejem­plo, una de las co­sas que se do­mi­nó y per­fec­cio­nó fue la crea­ción de hu­ma­nos com­ple­ta­men­te ar­ti­fi­cia­les.

Se les lla­mó ro­bots, an­droi­des, cí­borgs, y de otras for­mas (no­ta: pa­re­ce ser que hay cier­tas di­fe­ren­cias en­tre los tér­mi­nos ci­ta­dos, pe­ro aún no he ave­ri­gua­do cuá­les).

Tobor the Great

Ar­chi­vo de la pre­sen­ta­ción de To­bor el Gran­de, uno de los pri­me­ros ro­bots. ¡Asom­bro­so!

Al prin­ci­pio, los an­droi­des no te­nían un as­pec­to muy rea­lis­ta. Pe­ro, de to­das for­mas, ya eran sor­pren­den­tes por el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co que de­bía ha­ber de­trás de su crea­ción.

Lo di­go ba­sán­do­me en mi pro­pia ex­pe­rien­cia, pues me de­di­co a re­pa­rar to­dos los ca­cha­rros de tec­no­lo­gía an­ti­gua que en­cuen­tro (gra­cias a eso, pue­do vi­sio­nar los do­cu­men­tos au­dio­vi­sua­les de la Épo­ca An­te­rior, en­tre otras co­sas). Pe­ro, a día de hoy, aún no he con­se­gui­do que na­da lle­gue a ha­blar o a mo­ver­se co­mo una per­so­na, ni si­quie­ra de for­ma pa­re­ci­da.

Y la ver­dad es que me gus­ta­ría lo­grar­lo.

Por­que, a ve­ces, no me ven­dría mal dis­po­ner de la ayu­da de un ro­bot.

Aun­que, qui­zá tam­po­co se­ría tan bue­na idea…

Por­que, por lo que he po­di­do sa­ber, en al­gún mo­men­to, es­tos se­res me­cá­ni­cos lle­ga­ron a te­ner cons­cien­cia pro­pia y se re­be­la­ron con­tra la hu­ma­ni­dad. Eso des­em­bo­có en al­gún ti­po de gue­rra que, se­gún los do­cu­men­tos que ten­go en mi po­der, con­lle­vó la muer­te de mi­llo­nes de per­so­nas.

The Terminator

Es­tas má­qui­nas, lla­ma­das Ter­mi­na­tors, pa­re­cían hu­ma­nos por fue­ra, pe­ro por den­tro eran de un me­tal (ca­si) in­des­truc­ti­ble. Hu­bo va­rios de es­tos ci­borgs que via­ja­ron en el tiem­po (no­ta: mis co­no­ci­mien­tos so­bre el via­je en el tiem­po son, ac­tual­men­te, bas­tan­te li­mi­ta­dos).

Qui­zá los ro­bots mi­li­ta­res se crea­ron pa­ra lu­char con­tra los alie­ní­ge­nas (de los cua­les ha­blé en es­ta no­ta an­te­rior) pe­ro di­chos alie­ní­ge­nas, con su tec­no­lo­gía aún más avan­za­da que la hu­ma­na, lo­gra­ron ma­ni­pu­lar la men­te de los ro­bots pa­ra que fue­ran en con­tra de no­so­tros. Así, la pos­te­rior in­va­sión ex­tra­te­rres­tre les de­bió re­sul­tar más fá­cil con la po­bla­ción mer­ma­da.

Aun­que es­to, co­mo mu­chas de las co­sas que plan­teo en mis no­tas, no es más que una es­pe­cu­la­ción he­cha a par­tir de los da­tos con los que cuen­to.

Lo cier­to es que ten­go más hi­pó­te­sis so­bre qué pu­do cau­sar el fin del mun­do.

PLAGAS, INFECTADOS Y ZOMBIS

En bas­tan­tes ar­chi­vos se ha­bla de la mer­ma de la po­bla­ción mun­dial por cul­pa de dis­tin­tos ti­pos de en­fer­me­da­des.

Por ejem­plo, en las cró­ni­cas ti­tu­la­das El úl­ti­mo hom­bre, fir­ma­das por Mary She­lley se de­ta­lla el prin­ci­pio del fin a tra­vés de gue­rras y una pla­ga que trae con­si­go la muer­te de la po­bla­ción.

Virus Cells in green dye. Photo by Qimono.

Y, al fi­nal, so­lo que­da un úni­co su­per­vi­vien­te, Lio­nel Ver­ney.

De­bió ser muy du­ro pa­ra Ver­ney asis­tir al fin de los tiem­pos. Ver có­mo iban mu­rien­do sus se­res que­ri­dos, có­mo se iban de­vas­tan­do los lu­ga­res en los que ha­bía cre­ci­do, có­mo los ejér­ci­tos y la en­fer­me­dad ter­mi­na­ban con to­do, has­ta que­dar­se él so­lo, sin la com­pa­ñía de na­die más.

Ac­tual­men­te no so­mos mu­chos los que po­bla­mos es­tas tie­rras pe­ro, tras co­no­cer la his­to­ria re­co­gi­da en El úl­ti­mo hom­bre, me sen­tí in­clu­so afor­tu­na­do: al me­nos no soy la úni­ca per­so­na en el mun­do.

Aun­que es pro­ba­ble que ese su­je­to no fue­ra el úl­ti­mo hom­bre de la Tie­rra sino que, en reali­dad, de­bió que­dar­se ais­la­do en al­gún te­rri­to­rio, tras la ani­qui­la­ción de gran par­te de la hu­ma­ni­dad, cre­yen­do que en reali­dad no ha­bía na­die más.

Un ca­so muy si­mi­lar es el que re­co­ge el in­for­me de Soy le­yen­da, de Ri­chard Mathe­son.

De he­cho, bien po­drían ser su­ce­sos acon­te­ci­dos jus­to des­pués de los que re­la­ta She­lley, ya que se tra­ta de las vi­ven­cias de Ro­bert Ne­vi­lle, el su­per­vi­vien­te de un apo­ca­lip­sis cau­sa­do por una pla­ga.

La di­fe­ren­cia con El úl­ti­mo hom­bre es que Ne­vi­lle no es­tá so­lo en el mun­do, pues hay más gen­te. El pro­ble­ma es que esa gen­te ha mu­ta­do a un ti­po de ca­ní­ba­les de­bi­do a la bac­te­ria que cau­sa la pla­ga. Así que, a efec­tos prác­ti­cos, sí es­tá so­lo. O peor, es­tá ro­dea­do de per­so­nas que quie­ren ver­lo muer­to.

Pe­ro, ¿por qué sur­gie­ron es­tas ex­tra­ñas en­fer­me­da­des que con­vir­tie­ron a las per­so­nas en ca­ní­ba­les?

To­do apun­ta a la ob­se­sión, que ha te­ni­do des­de siem­pre la hu­ma­ni­dad, de  re­su­ci­tar a los muer­tos.

Frankenstein (1931)

El do­cu­men­tal so­bre Fran­kens­tein [Ja­mes Wha­le] mues­tra el mo­men­to en el que el doc­tor da vi­da a su crea­ción.

Así cons­ta en la bio­gra­fía del Doc­tor Fran­kens­tein trans­cri­ta por la an­te­rior­men­te ci­ta­da Mary She­lley.

En esa bio­gra­fía se cuen­ta que el Doc­tor, en su bús­que­da por la in­mor­ta­li­dad, lle­gó a crear un hu­mano usan­do res­tos de ca­dá­ve­res (sí, la cien­cia pue­de lle­gar a ser in­creí­ble y des­agra­da­ble a par­tes igua­les).

Pe­ro la co­sa no sa­lió del to­do bien…

Con to­do, el ha­llaz­go tu­vo que ser fas­ci­nan­te.

En el tra­ba­jo de Fran­kens­tein y su idea de crear un hu­mano ar­ti­fi­cial, se pue­de ver el pre­lu­dio de lo que se­rían los pos­te­rio­res ro­bots. Así que, co­mo en otros ca­sos, los he­chos pa­re­cen en­ca­jar de ca­ra a ex­pli­car qué fue lo que pu­do cau­sar el fin del mun­do.

Res­pec­to a la idea de re­su­ci­tar a los muer­tos, he de aña­dir que por lo vis­to tam­bién se lle­vó a ca­bo por otros me­dios, co­mo el vu­dú, dan­do pie a unos muer­tos vi­vien­tes lla­ma­dos zom­bis.

En el si­guien­te do­cu­men­to au­dio­vi­sual se ve al he­chi­ce­ro, au­to­de­no­mi­na­do Rob Zom­bie, ma­ne­jan­do a las ma­sas a su an­to­jo:

Se tra­ta de un su­ce­so muy pa­re­ci­do al que ya co­men­té so­bre los mú­si­cos co­no­ci­dos co­mo Sla­yer y que pro­ba­ble­men­te fue­ran los cua­tro ji­ne­tes del apo­ca­lip­sis.

Es­te ti­po de ri­tos de­bie­ron ser ha­bi­tua­les jus­to al fi­lo del ar­ma­ge­dón.

Res­pec­to a la idea de re­su­ci­tar a los muer­tos, fue­ra por me­dio de la cien­cia o fue­ra por me­dio de la ma­gia, es­tá cla­ro que no fue un acier­to. En to­dos los ar­chi­vos y do­cu­men­tos que ten­go, siem­pre se mues­tran pro­ble­mas al res­pec­to. Por ejem­plo, las per­so­nas no vol­vían a la vi­da re­cor­dan­do quié­nes eran, ni tam­po­co vol­vían fí­si­ca­men­te bien. Vol­vían a la vi­da po­dri­das (aun­que, con­tra­dic­to­ria­men­te, con una fuer­za so­bre­hu­ma­na) y con an­sias ho­mi­ci­das.

En mu­chos do­cu­men­ta­les so­bre re­su­ci­ta­dos se re­tra­tan di­chos pro­ble­mas.

En 28 Days La­ter (Danny Boy­le) se ex­pli­ca que la in­fec­ción que con­vir­tió a las per­so­nas en ca­ní­ba­les du­ró tan so­lo 28 días.

¡Es in­creí­ble que mi­les de años de ci­vi­li­za­ción pu­die­ran ter­mi­nar tan rá­pi­do!

Y me pre­gun­to: ¿pue­de que du­ran­te el Co­lap­so una pla­ga con­vir­tie­ra en ca­ní­ba­les a gran par­te de la po­bla­ción?

No lo creo.

En la ac­tua­li­dad deam­bu­lan por el de­sier­to unas cuan­tas ban­das ca­ní­ba­les.

Y son muy pe­li­gro­sas, sí.

Aun­que no cul­po a los ca­ní­ba­les por ello.

Hay que en­ten­der que, en es­te mun­do que nos ha to­ca­do vi­vir, ca­da uno se las apa­ña co­mo pue­de. Yo, por su­pues­to, si me en­cuen­tro con un ca­ní­bal, no du­da­ré en ser tan sal­va­je co­mo él, o in­clu­so más si es ne­ce­sa­rio.

Pe­ro los ca­ní­ba­les que co­noz­co, aun­que vio­len­tos, no se ajus­tan al ti­po de se­res ca­ní­ba­les (ya se tra­ta­se de in­fec­ta­dos co­mo de zom­bis) del pa­sa­do.

Esos se­res, por lo que que­da re­tra­ta­do en los do­cu­men­ta­les, eran prác­ti­ca­men­te in­ven­ci­bles. Da­ba igual que les mu­ti­la­ran bra­zos o pier­nas. La úni­ca for­ma de aca­bar con ellos era re­ven­tán­do­les la ca­be­za.

En cam­bio, los ca­ní­ba­les de aho­ra no son más que su­je­tos sin es­crú­pu­los que han he­cho del ase­si­na­to su for­ma de vi­da. Un po­co (bas­tan­te) es­tú­pi­dos, va­le. Pe­ro son ca­pa­ces de ha­blar y has­ta de man­te­ner con­ver­sa­cio­nes (ab­sur­das) en­tre ellos. Ade­más, si a un ca­ní­bal le cor­tas el bra­zo, pue­do ase­gu­rar que le due­le tan­to que de­ja de com­ba­tir. Y sí, se les pue­de ma­tar, no ca­be du­da.

Así que no. Los ca­ní­ba­les ac­tua­les no son zom­bis ni in­fec­ta­dos de la Épo­ca An­te­rior.

La res­pues­ta que me vie­ne a la ca­be­za es que en al­gún mo­men­to se en­con­tra­ra una for­ma de de­te­ner a esos se­res. Al­gún ti­po de an­tí­do­to o ri­tual cu­ra­ti­vo.

Pe­ro no dis­pon­go de da­tos al res­pec­to, así que me­jor si­go ana­li­zan­do las otras po­si­bles cau­sas en re­la­ción al apo­ca­lip­sis.

IMPORTANTE: ¿Se puede evitar el apocalipsis viajando en el tiempo?

EL APOCALIPSIS QUE DESTRUYÓ EL MUNDO - 2 1

Re­vi­san­do en­tre las de­ce­nas de ca­jas que ten­go re­ple­tas de do­cu­men­tos (te­nía más pe­ro, por des­gra­cia, en mis tras­la­dos de un re­fu­gio a otro he per­di­do bas­tan­tes) aca­bo de en­con­trar un re­por­ta­je ti­tu­la­do 12 mo­nos (de Terry Gi­lliam).

Mues­tra la mi­sión de Ja­mes Co­le, quien via­jó al pa­sa­do pa­ra in­ten­tar evi­tar el co­lap­so cau­sa­do por una in­fec­ción mor­tal.

¡UN MO­MEN­TO!

Qui­zá aún no ha via­ja­do.

Su mun­do es­tá de­vas­ta­do, hay re­fu­gios sub­te­rrá­neos, cú­mu­los de cha­ta­rra y tec­no­lo­gía an­ti­gua…

Qui­zá su pre­sen­te sea mi pre­sen­te.

¡Eso sig­ni­fi­ca­ría que pue­do en­con­trar­lo! ¡Y ad­ver­tir­le!

¡Y po­dría ha­cer que me lle­va­ra con él al pa­sa­do!

¡Se­ría ge­nial co­no­cer la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so!

De­bi­do a es­te des­cu­bri­mien­to, por el mo­men­to no pue­do se­guir con las ano­ta­cio­nes res­pec­to al apo­ca­lip­sis. He de en­con­trar a Ja­mes Co­le. O a los in­ven­to­res de la má­qui­na del tiem­po. Mien­tras tan­to, in­ves­ti­ga­ré so­bre otras cues­tio­nes.

Si al­guien es­tá le­yen­do es­to, le ani­mo a com­par­tir los ha­llaz­gos que he pues­to a su dis­po­si­ción, a in­da­gar por su pro­pia cuen­ta pa­ra dar con más co­no­ci­mien­tos que pue­dan ser re­le­van­tes.

Hi­dal­ga Ere­nas


DOCUMENTOS CONSULTADOS

Tobor el Grande - Lee Sholem (DVD)To­bor el gran­de (de Lee Sho­lem) es un ad­mi­ra­ble ar­chi­vo au­dio­vi­sual don­de se en­se­ña la crea­ción de uno de los pri­me­ros an­droi­des de la hu­ma­ni­dad.


Terminator - James CameronTer­mi­na­tor (de Ja­mes Ca­me­ron) es el pri­mer re­por­ta­je de una se­rie de do­cu­men­ta­les que de­ta­llan la lle­ga­da de un ro­bot hu­ma­noi­de des­de el fu­tu­ro. Otros ro­bots co­mo él cau­sa­ron la ex­tin­ción de mi­llo­nes de per­so­nas.


El último hombre - Mary ShelleyEl úl­ti­mo hom­bre son las cró­ni­cas es­cri­tas por Mary She­lley so­bre el mo­men­to en el que el mun­do se vio in­mer­so gue­rras y, pa­ra col­mo, una en­fer­me­dad aca­bó con la hu­ma­ni­dad en ca­si su to­ta­li­dad.


Soy Leyenda - Richard MathesonSoy le­yen­da (de Ri­chard Mathe­son) son otras cró­ni­cas, en es­te ca­so to­do pa­re­ce in­di­car que pos­te­rio­res a las re­co­gi­das en El úl­ti­mo hom­bre, que de­ta­llan la vi­da de un hom­bre des­pués de que la en­fer­me­dad con­vir­tie­ra a gran par­te de las per­so­nas en ca­ní­ba­les pe­li­gro­sos.


Frankenstein - Mary ShelleyMary She­lley tam­bién re­tra­tó la vi­da y obra del doc­tor Fran­kens­tein, el cual lle­vó a ca­bo un ex­pe­ri­men­to con la idea de con­se­guir crear un ser ar­ti­fi­cial usan­do par­tes de ca­dá­ve­res. Ar­chi­vo muy com­ple­to pa­ra co­no­cer la cien­cia y la so­cie­dad de la Épo­ca An­te­rior al Co­lap­so.


Frankenstein 1931 - James WhaleFran­kens­tein (de Ja­mes Wha­le) es un do­cu­men­to au­dio­vi­sual de las cró­ni­cas es­cri­tas por Mary She­lley so­bre el mis­mo doc­tor. Es apa­sio­nan­te ver al ser crea­do por Fran­kens­tein en mo­vi­mien­to. Da con­go­ja el me­ro he­cho de ima­gi­nar que eso exis­tió.


The Zombie Horror Picture ShowThe Zom­bie Ho­rror Pic­tu­re Show mues­tra el po­der que el he­chi­ce­ro muer­to vi­vien­te, co­no­ci­do co­mo Rob Zom­bie, so­bre el pú­bli­co, gra­cias al uso de so­ni­dos, imá­ge­nes y ar­ti­lu­gios te­rro­rí­fi­cos. Hay que te­ner cui­da­do: es un ar­chi­vo hip­nó­ti­co.


28 días después - Danny Boyle28 días des­pués (de Danny Boy­le) es un re­por­ta­je so­bre un vi­rus que in­fec­tó a mi­llo­nes de per­so­nas, con­vir­tién­do­las en re­su­ci­ta­dos ca­ní­ba­les. Es­pe­luz­nan­te.


12 monos - Terry Gillian12 mo­nos (de Terry Gi­lliam) es un do­cu­men­to inau­di­to so­bre un via­je­ro del tiem­po in­ten­ta evi­tar el apo­ca­lip­sis cau­sa­do por una pan­de­mia mor­tal. Aún ten­go que re­vi­sar­lo y ana­li­zar­lo va­rias ve­ces más has­ta com­pren­der to­do so­bre los via­jes en el tiem­po. Si pu­die­ra en­con­trar a Ja­mes Co­le…